El Colegio de Ontígola está comprometido con Ecoescuelas

El Colegio Público Virgen del Rosario de Ontígola ha sido uno de los centros pioneros en obtener La Bandera Verde en el año 2012 por su labor destacada en el desarrollo sostenible.

El centro, en su afán por reafirmar su compromiso como Ecoescuela, ha procedido recientemente a la instalación en el patio delantero de comederos para los pájaros. Con la llegada de la primavera, todos podrán observar de cerca a las aves. Podrán verlas volar de cerca y disfrutar de sus trinos. Además, todos los comederos han sido realizados con materiales reciclados.

Además, en la misma línea, los alumnos de 5º de primaria del Colegio Virgen del Rosario de Ontígola han plantado su huerto particular aprovechando envases y botellas viejas, promoviendo así la concienciación ciudadana para fomentar el reciclaje.

Por último, con motivo de la celebración del Día del Agua, el centro va a iniciar una serie de actividades para sensibilizar sobre la importancia de este bien escaso y promover su su ahorro y buen uso.

La finalidad de Ecoescuelas es potenciar la educación ambiental para el desarrollo sostenible en los centros de enseñanza promoviendo medidas
como: actitudes responsables con el ahorro energético, ahorro de agua, reciclaje, separación de residuos, etc. Para ello, todos los agentes del centro están implicados, desde profesores a alumnos, pasando por personal de administración y de servicios de los padres de alumnos. Asimismo, se busca la implicación de las autoridades municipales para que las ideas surgidas puedan ser llevadas a la práctica dentro y fuera del entorno.

Además, el Colegio Público Virgen del Rosario de Ontígola junto con el AMPA Virgen de la Caridad llevan a cabo una campaña solidaria de recogida de tapones de plástico “Pon-pón Tapón”, para colaborar con la Asociación para la Atención a las Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (AMAFI). Los tapones pueden ser depositados en el compartimento habilitado para ello junto a la Conserjería. Además, también hay otros dos contenedores rojos más pequeños (Pili y Pilu Pilitas) para la recogida de pilas que son retiradas posteriormente de manera segura.