La borrasca Filomena colapsa Ontígola

El precioso paisaje abrió paso a la extrema preocupación de los vecinos de Ontígola, al verse completamente aislados, sin agua ni luz al paso de la borrasca Filomena por el municipio.

A pesar de que desde el día 4 de enero se informaba de la previsión de fuertes nevadas y la suspensión de la actividad lectiva, la enorme nevada que ha asolado Ontígola durante tres días seguidos, ha originado el caos en el pueblo.

Del nivel naranja del día 7 de enero se pasó al rojo el día 8. AISA comenzó suspendiendo paradas para finalmente, tener que suspender el servicio. Como también lo hizo el servicio de recogida de basura.

Desde el Ayuntamiento nos informaban entonces que tenían listo un operativo con operarios y Protección Civil para que, en caso de ser necesario, se adecuasen los principales accesos tanto por carretera como para que los vecinos pudiesen desplazarse. Toda una utopía.

La intensísima nevada dejó a Ontígola aislada con todas las vías de acceso no transitables. Se recomendaba entonces a los vecinos no salir de sus casas y se facilitaban justificantes por inclimencias meteorológicas.

Los vecinos han mostrado su preocupación, sin luz, sin agua, teléfono e internet, durante 48 horas con temperaturas de bajo cero en la calle. El frío y la desesperación se apoderaba de los vecinos, muchos de ellos con niños y personas mayores, después de que se cayera una línea de luz del municipio y de la rotura de las bombas de agua.

Las calles quedaban intransitables a pesar del esfuerzo de muchos vecinos y los pocos medios con los que contaba el pueblo, porque la nieve dio paso al hielo.

La jornada del lunes 11 de enero no ha pintado mejor. Las calles continúan intransitables y hay un total desabastecimiento del supermercado debido a que aún hay más de mil camiones retenidos por problemas de movilidad.